el previo del cuarto de invitados

Antes de enseñar como ha quedado el nuevo cuarto de invitados,

me gustaría poneros un poco en antecedentes.

Cuando empecé a dar vida a esta página, lo hice con la intención de enseñar

mi trabajo de una manera un poco más profesional. Redactaba los textos casi en tercera persona

 y solo quería publicar cosas "bonitas". A medida que iba publicando proyectos la gente

con la que hablaba del tema me comentaba que lo que más le gustaba era saber la historia que había detrás de cada detalle y lo mucho que le gustaba ver las fotos del "antes" en las reformas que hacía.

Es así como empecé a publicar fotos previas y del proceso y a

dejar un poquito de mi piel en cada texto.

Hace unos días cuando comenzaba a preparar el post del nuevo dormitorio y buscando imágenes previas encontré unas fotos que yo le había sacado al piso nada más ser entregado allá por finales del año 2008.

Fue bastante impactante la verdad.

El piso de unos quince años de antigüedad en aquel momento estaba en perfectas condiciones,

muy cuidado pero decorado a la moda de la época.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El dormitorio en diciembre de 2008

 

Así se encontraba este dormitorio antes del pintado inicial.

Usado como dormitorio infantil, tenía la pared principal pintada en blanco y las otras

tres y el techo en color verde pistacho.

Tenía un estor con motivos florales, un armario empotrado,

camas gemelas lacadas en blanco con cajones debajo y suelos de corcho.

_______________________

Antes de entrar a vivir se pintaron todas las paredes de la vivienda en tonos neutros.

De este momento decorativo no tengo fotos pero este cuarto en concreto estaba pintado de blanco

a excepción de las molduras que se mantuvieron en verde.

_______________________

-La primera reforma-

 

La primera reforma tuvo lugar en el año 2012 en un empeño mío de darle un poco de personalidad.

Es una habitación cuya puerta siempre tenemos que tener abierta para dotar de luz natural al pasillo

y por este mismo motivo (y para calmar mi estrés también) siempre tiene que estar ordenada y habitable.

Lo que menos nos gustaba era el suelo de corcho brillante que lo hacía todo tres veces más feo.

Nuestros sueño eran unos bonitos suelos de madera como los que tienen los pisos antiguos franceses de esos

maravillosos que se ven en Pinterest y que son económicamnete inviables.

La opción lowcost eran unos suelos laminados que imitasen los colores de la madera, pero como la palabra imitar no me gusta nada, nos decantamos por un suelo laminado casi blanco que por lo menos era luminoso.

En aquel momento cogimos el modelo Tundra de Ikea.

Era sencillo, barato y no pretendía imitar ninguna madera noble.

Lo instalamos nosotros mismos en ratitos libres. Fue nuestra primera reforma oficial y premeditada.

Para las paredes y el techo, escogí un tono crudo lo más parecido al suelo.

Es una estancia que tiene una luz muy agradable durante todo el día y yo pretendía

hacer un cubo blanco en el que tratar la luz de forma uniforme.

-LA DECO-

La lámpara central la rescatamos de la basura. Era la típica lámpara de bronce 

con pantallas de cristal de salón de los 90.

La pinté con un esmalte blanco, le cambiamos la instalación eléctrica y

pantallas nuevas que compré a buen precio en una tienda que estaba cerrando

delante del piso.

Quedó tan bonita que parecía de escayola.

Así quedó la lámpara tras unos pequeños cambios.

En esta otra reforma también le dimos una segunda vida a una lámpara familiar.

Con cierto aire provenzal y clásico, es un estilo que todavía se sigue trabajando.

Aquí podéis encontrar un modelo muy similar.

En la foto también se pueden distinguir los dos tonos de blanco que iluminaron el dormitorio durante 

estos últimos seis años.

Para difuminar la luz y poder meter una mesilla, opté por reutilizar la estructura del estor

anterior y vestirlo con una tela de algodón blanco que solo cubríese la ventana

y no ocupase espacio en el suelo.

Para el colorido me inspiré en los estampados blanquiazules de las porcelanas chinas y portuguesas.

Me parecía una inspiración nada infantil, neutra y fresca.

Par ello enmarqué unas servilletas de Zara Home y pinté a mano

las fundas de los cojines.

El resultado era muy simétrico pero era lo que busacba en aquel momento.

Es un look que todavía resulta actual y correcto.

Se pueden encontrar productos similares en tiendas como Zara o Leroy Merlín

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos del editorial "Calm Living" - ZARA HOME - P.V. 2018

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los detalles marineros y las distintas tonalidades de azul dotaban a la

habitación de cierto aire vacacional muy agradable.

-LOS MUEBLES-

 

O los no muebles con los que quise terminar el conjunto consistieron en convertir unos taburetes metálicos en mesillas; eran ligeros, blancos y en un futuro se podrían mover de habitación.

Para reflejar la luz y darle un toque elegante, les coloqué un espejo encima que encargué a medida.

Unos jarrones amarillos de estilo mid century le daban el punto de contraste.

Pues de esta guisa es como han disfrutado nuestros invitados

este dormitorio hasta el momento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Muy agradable pero un poco ñoño en relación a como estamos dejando la casa

ahora que estamos un poco más puestos en esto de la decoración.

Ahora el cuarto ya no está así y estamos encantadísimos con el resultado.

__________

En la próxima publicación enseñaré el resultado pero mientras os

dejo una pistita para crear un poquito de intriga.

A N I T A  M A R T Í N E Z

A ESTRADA

4 de julio de 2018

A N I T A  M A R T Í N E Z

CONTACTO


 

ESCRÍBEME


 

© 2017 by A  N  I  T  A   M  A  R  T  Í  N  E  Z

ENCUÉNTRAME


 

  • LinkedIn - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Pinterest - White Circle