jardín de invierno

Trabajar intentando llevar la magia de la naturaleza al interior se ha convertido

para mí en casi una seña de identidad.

- LA INSPIRACIÓN -

 

Pero sta vez la inspiración llega de la propia estancia,

un anexo multiusos con una superficie de 25m2

donde los propietarios querían poder pasar más tiempo durante todo el año.

Quince metros lineales de ventanales de prácticamente suelo a techo

que ocupaban tres de sus cuatro paredes ya

la hacían perfecta para albergar al centenar de plantas que la propietaria coleccionaba.

Sin embargo, el espacio con vistas al jardín y climatizado para el invierno pedía a gritos una

reinvención y un poco más de confort.

Los detalles con encanto, la literatura y la botánica son tres de las pasiones de los dueños,

tres conceptos que me sirvieron para darle forma y color a la idea.

- EL CONCEPTO -

"Un jardín de Invierno", enseguida se me vino a la cabeza ese concepto de espacio que tan bien resuelven los ingleses.

Winter garden en Inglaterra, sunroom en Estados Unidos e incluso orangerie en Francia y el resto de Europa;

todas son estancias muy acristaladas, algunas incluso en el techo,

y todas están a medio camino entre el interior

y el exterior, con muebles confortables y en su mayoría de forja o mimbre donde se puede estar

a cobijo en invierno o al fresco en las noches de verano.

Estos "invernaderos amueblados" son preciosos espacios para disfrutar de una ruidosa tarde de lluvia

mientras se lee un buen libro o de una tarde de podas y riegos entre nuestras plantas favoritas.

El jardín de invierno del fotógrafo Cecil Beaton en Wiltshire al sur de Inglaterra, de mis espacios más inspiradores.

Puedes conocer más sobre esta icónica estancia pinchando esta descripción.

Una escena de la película "La Edad de la Inocencia" de Martin Scorsese ambientada en plena "Gilded Age" de Estados Unidos.

Los protagonistas toman un té en unos fastuosos sillones de mimbre y rodeados de una atmósfera luminosa y llena de vegetación.

"In the Orangery" - 1878 Charles Edward Perugini 1839-1918

Los características celosías ("treillages" en francés) a menudo son llevadas al interior a modo de trampantojo para recrear este ambiente de vegetación. En la imagen podemos ver uno de estos detalles en el Palacio de Versalles.

Hasta el Titanic contaba con este tipo de espacios y detalles en los camarotes de primera clase; en la imagen se pueden ver algunos sets y recreaciones para la película rodada en 1997.

COPYRIGHT ©2012 THE CONDÉ NAST PUBLICATIONS. ALL RIGHTS RESERVED. El palacio francés del diseñador Valentino Garavani. Puedes ver el artículo completo pinchando en esta descripción.

Y aquí una versión más actual en la casa de la influencer y CEO de Sharland England, Louise Roe. Puedes ver la estancia completa pinchando en esta descripción.

- PUNTOS CLAVE -

 

Para conseguir esta sensación envolvente de vegetación preparé una selección de papeles 

con motivos botánicos, finalmente,

un elegante diseño de Cole & Son resultó ser la base perfecta para todo el conjunto.

Un estampado de celosías en tonos verdes que se potenciaba sin duda con la luz y las dimensiones del espacio.

- LA USABILIDAD -

 

 

Con esta reforma hemos intentado mejorar también su usabilidad.

Al tratarse de un espacio sin apenas paredes, optamos por colocar toda la instalación eléctrica nueva

pero a la vista y a la antigua usanza;

de este modo podrán conectar todo tipo de aparatos eléctricos desde todas las esquinas de la estancia

sin perder el encanto de todo el diseño.

 

Escogí piezas clásicas de porcelana y madera, todas de superficie y tan solo una empotrada.

También les propuse añadir ventiladores de techo para mejorar el ambiente tanto en verano como en invierno.

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom

- ESPACIO MULTIUSOS -

 

 

Además de albergar toda la colección de plantas que ya había

necesitábamos volver a integrar varias zonas dentro de una misma.​

 

El espacio debía contar con una zona de estar, una zona de comedor y un mueble con

capacidad de almacenaje para mantelerías, vajillas y libros.​ 

Dimos forma al conjunto con algunos muebles que mantuvimos y que ellos mismos pintaron,

una selección de muebles de formas clásicas, textiles de fibras naturales a prueba de mascotas

y un gran mueble diseñado a medida, la última pieza del puzzle que se llevó todos los piropos.​​

 

Sin más y como siempre, os dejo todo el reportaje y algunos apuntes.

 

Escogí un blanco roto para pintar el techo y un

tono un poco más crema para unificar pilares y estores.

El hecho de haber alisado los techos y las propias columnas

también ayudó a que el resultado final resultase

más pulido y elegante.

En esta imagen se puede ver la zona de estar

delimitada por una alfombra de sisal.

Los estores de polyscreen son fáciles de mantener y funcionan como una falsa pared para dar protagonismo a todo lo demás.​

El sofá está vestido con un precioso tejido de lino

y accesorizado con cojines de diversos estampados y texturas.​


Hierro, forja e incluso porcelana le dan interés

a este trocito de mundo.​​​​​​​​​


Al otro lado del sofá,

una pareja de butacas que llevaban más de 30 años

en la propiedad y a las que le tenían especial cariño.​

Formaban parte de un juego completo

que tenía además tresillo y mesa de centro.

Se pintaron en un azul muy peculiar

y las tapizamos de nuevo con un estampado floral

de estilo inglés.​​​​​

Se convirtieron sin duda en un elemento clave

y protagonista de la reforma.​​​​​

 

El tono rosa del ribete es sin duda otro detalle

de coquetería inesperado ya que en un principio iba a ser azul.​​​​

Intenté localizar piezas de mobiliario de mimbre con un deje retro pero con una trama poco tupida para recrear de alguna manera el ambiente de jardín que buscaba.

Estas mesas de centro, por ejemplo, son ligeras y muy fáciles de mover.

Como apunte os cuento que utilicé las últimas flores de la temporada para los arreglos del reportaje: dalias, cosmos, laurel, eucalipto e incluso algunas de su propio jardín.​​​​

 

Para ambientar esta estancia, no podía escoger otra fragancia que no fuera esta,

"Bulgarian Rose & Oud", un best seller de los últimos meses de Sendeiro.​​​​

En el extremo opuesto a la sala se encuentra la zona de comedor de

la que solo mantuvimos la mesa existente.

​Se completó con unas sillas nuevas y una mesa auxiliar de hierro,

muy práctica para los días de celebración.​​​​

La lámpara de cristal tallado y plata también era un recuerdo familiar,

la incluí en el diseño vistiéndola con una

pantalla de una conocida marca inglesa.

 

Está confeccionada a mano y la tela está estampada en India

con la técnica de blockprint.​

 

Me encanta localizar piezas así de especiales y únicas.​​​​

La mesa, 

con la que habían convivido varias décadas,

tiene ahora una nueva cara;

ellos mismos la decaparon y pintaron.​​​​

 

Aunque incluí varias piezas nuevas de decoración en el diseño final,

asalté literalmente todas las vitrinas de la casa en busca de tesoros ocultos.​​​

Este lindo juego de porcelana necesitaba ser recordado.

 

​Por cierto, estos verdes tan ligeros son ramas de mimosa;

en esta época del año les quito las hojas para conseguir este efecto tan curioso.

Y desde la esquina de comedor,

la pieza diseñada a medida que preside toda la estancia.

- A LA CARTA -

 

 

La pieza a medida es un gran armario de tres metros de largo que aprovecha al máximo

el espacio entre pilares de la única pared con la que contábamos.​


Inspirándome en las coloridas cocinas inglesas diseñé esta pieza dividida en tres cuerpos

y compuesta por un aparador central flanqueado por dos armarios cerrados.


​Tras barajar otros dos diseños más, ambas partes optamos por esta opción con cajones,

mucho más práctico para guardar mantelería.​​​​​

Para poder ser utilizarlo en días de fiesta,

les propuse terminar el aparador central con una encimera de cuarzo,

resistente y con cierto aire retro gracias al motivo de terrazo,

un acabado que resulta actual y a la vez es discreto.

En esta zona colocamos además el único

enchufe empotrado de la estancia,

un elemento que multiplica sus posibilidades de uso.​​​​​

 

Esta vez me apetecía utilizar tiradores de latón en acabado pulido,

nada fáciles de conseguir, por cierto.​

 

Valió la pena la búsqueda porque le dan muchísima gracia al mueble.​

Los interiores,

totalmente personalizados y adaptados al estilo de vida de los propietarios,

están acabados en efecto textil de un elegante color crema.​​​

El mueble en sí es de líneas sencillas, pero sus proporciones,

el lacado satinado en un suave verde grisáceo,

y algunos detalles decorativos en los frentes

lo convierten en una pieza con mucho encanto.​​

- EL ESTILISMO -

 

 

Escogí algunos de sus libros más especiales y los mezclé con algunos accesorios de su colección,

entremedias algunos detalles british y delicados arreglos florales.​​​​​

He disfrutado muchísimo de diseñar este tipo espacio y

de haber conocido a esta familia tan cariñosa, ha sido un verdadero placer.

 

 

A N I T A  M A R T Í N E Z

Noviembre de 2022